La Aplidina demuestra una potente actividad antiviral contra el SARS-CoV2

La herramienta en la que se ha puesto el foco y la gran esperanza en la lucha contra la pandemia del SARS-CoV2 son las diferentes vacunas que se han desarrollado 

La herramienta en la que se ha puesto el foco y la gran esperanza en la lucha contra la pandemia del SARS-CoV2 son las diferentes vacunas que se han desarrollado en un tiempo récord. Pero no hay que perder de vista que, además de la prevención, es necesario contar con tratamientos para la enfermedad.

Es en este marco en el que hoy os traemos un artículo de investigación publicado el pasado 25 de enero en la revista Science y del que se han hecho eco numerosos medios de comunicación. Ya sabéis que en Dciencia nos gusta que sean los propios investigadores los que os cuenten lo que investigan y descubren. Este post lo ha redactado el equipo de Dciencia, pero ha sido editado y corregido por el Dr. Romel Rosales, coautor del artículo.

El trabajo ha sido llevado a cabo por científicos del Icahn School of Medicine del Mount Sinai, en Nueva York, de diversas instituciones de San Francisco, del Instituto Pasteur de Francia, de la Universidad de Maryland y de la empresa PharmaMar, todos coordinados por el Dr. Adolfo García-Sastre, virólogo y codirector del Instituto de Salud Global en el Mount Sinai.

Este equipo de investigación ha descubierto que la molécula plitidepsina (aplidina) presenta una potente eficacia preclínica frente a SARS-CoV2 y que lo hace por medio de la inhibición de la proteína eEF1A en la célula hospedadora.

Vayamos poco a poco.

¿Cómo empezó todo? Antecedentes

Este descubrimiento se basa en dos trabajos que publicaron ellos mismos en abril y diciembre del año pasado en las revistas Nature y Science, en los que estudiaron el interactoma (cómo interaccionan las proteínas del virus con las del hospedador, esto es, el individuo infectado) del SARS-CoV2 y de todos los coronavirus. Estos artículos mostraron que había 332 proteínas de la célula hospedadora que parecían desempeñar un papel importante en el ciclo viral vital de SARS-CoV2. En esos trabajos se probaron 47 fármacos ya existentes que se sabían que modulaban la actividad de alguna de estas proteínas y se observó que varias de ella tenían una buena actividad antiviral en cultivos de SARS-CoV2. Los fármacos que presentaban una mayor actividad antiviral eran aquellos que tenían como diana terapéutica la maquinaria de traducción celular.

Cuando el coronavirus SARS-CoV2 está dentro de nuestras células, se apodera de la maquinaria eucariótica de traducción para producir sus propias proteínas virales. Recordemos que la traducción es el proceso por el cual la célula fabrica las proteínas a partir de la información que lleva el ARN mensajero. Por lo tanto, los inhibidores de la traducción, son candidatos a tener potentes efectos antivirales.

Entre los inhibidores de la traducción se encuentra la molécula plitidepsina. En concreto, plitidepsina es un inhibidor de la proteína eEF1A (Factor de Elongación 1 alfa 1). La función de esta proteína durante la traducción es ayudar a que los aminoácidos lleguen al ribosoma de la mano del ARN de transferencia para incorporarse a la proteína que se está fabricando (una proteína es una cadena de aminoácidos). Lógicamente, si bloqueamos este proceso, la proteína no se fabrica. Si no se fabrican las proteínas, no se forman nuevos virus.  Plitidepsina además es una molécula que ya está aprobada con limitaciones para el tratamiento del mieloma múltiple y que además ha superado un ensayo clínico en fase I/II dirigido por la empresa Pharmamar para el tratamiento de la Covid-19. Actualmente está en proceso de ensayo en fase II/III.

La ciencia de la luz

Jose Antonio Mendoza

Donaciones

Estoy desarrollando un plán donde quisiera abrir un centro logistico en nuestra cidudad. Aporte un granito de arena para su salud.

Hola que tal
🙋🏻 ¿Hola en que puedo ayudarle? Soy Jose Antonio, cuéntame y te ayudo encantado